La revolución eléctrica, así serán las ciudades en un futuro próximo


El cambio climático o el imparable aumento de las emisiones ha motivado a que las ciudades de toda Europa se estén comprometiendo a convertirse en neutras en carbono en los próximos veinte años y eso motivará grandes cambios respecto a lo visto hasta día de hoy, muchas medidas que buscan bajar las emisiones, pero también rebajar el aumento de la temperatura media.

¿Cómo será la ciudad del futuro?

Imagine una ciudad con mucho menos tráfico, calles tranquilas con menos ruido de motores, sin contaminación del aire porque no hay motores que queman combustible y puntos de recarga de coches eléctricos delante de nuestro hogar. La mayoría de los edificios a nuestro alrededor producirán su propia energía para calefacción y refrigeración y para alimentar a los vehículos eléctricos de sus propietarios. Moverse en múltiples modos de transporte será generalizado porque las aplicaciones inteligentes nos ofrecerán múltiples opciones de transporte desde nuestro punto de salida a nuestro destino.

¿Cuáles son las mayores innovaciones que veremos?

Los coches autónomos y el uso creciente de servicios de uso compartido de vehículos lo que rebajará la cantidad de vehículos en circulación y nos permitirá usarlos cuando sea necesario. Si hay menos coches, el tráfico fluirá más fácilmente y habrá menos accidentes. El mayor auge del comercio electrónico significará aún más entregas de paquetes, pero los drones aéreos eliminarán parte de este tráfico de las calles.

Otro punto importante es que a pesar de que muchos no lo quieran, todos nuestros tejados se llenarán de placas solares y pequeños aerogeneradores, también las farolas de nuestras calles y portales funcionarán con energía solar y desaparecerán las calderas térmicas de Gasoil, butano o biomasa de las ciudades, en el mundo rural estamos seguro que seguirán presentes varias décadas más.

¿Cómo influirán los vehículos eléctricos en la forma de nuestras ciudades en el futuro?

Los vehículos eléctricos (EV) reducirán el ruido y las emisiones, pero es a través de la combinación de EV, viajes compartidos y conducción autónoma que veremos los mayores efectos. El desafío está en organizar la carga en crear una red de carga eficiente y capaz para que estos vehículos puedan estar disponibles en cualquier momento para su uso, aquí es dónde entra un gran plan global Europeo de generación de electricidad que mantenga los precios bajos y permita que en todo momento tengamos la cantidad de energía necesario para alimentar esta nueva sociedad electrificada.

¿Que papel tienen los vehículos eléctricos?

El futuro es eléctrico, no totalmente cómo algunos afirman, pero a día de hoy los coches y motos eléctricas son plenamente operativos y ofrecen un gran agrado de uso para moverse en un radio amplio entorno a las ciudades, otra cosa es viajar, a día de hoy es posible pero si se masificara su uso se volvería imposible. Este último punto es dónde los gobiernos y la industria del automóvil deben trabar para hacerlo posible, con inversiones importantes pero también con inteligencia, buscando soluciones que nos hagan la vida más fácil y ayuden a no seguir deteriorando nuestro planeta.